Plasencia y nuestra historia. 155

155 razones, 155 ilusiones, 155 niños preparados, emocionados y con ganas de aventura.

Son las 9.15 de la mañana, todos estamos pegados a nuestros asientos, cinturones puestos y canciones en la punta de la lengua. Todos sonreímos e irradiamos alegría. Hoy es un día muy especial para nuestra familia Josefina-Trinitaria.

A 100km/h por la autovía de Cáceres nos dirigimos a la primera casa donde las primeras hermanas rezaban y en la que nuestro fundador, Padre Eladio, celebró la Eucaristía tantas veces. Y no podía ser en otro sitio mejor: PLASENCIA.

Tras una hora y media de recorrido, descargamos y nos dirigimos paseando y disfrutando de la belleza del lugar hasta la Casa Madre. Allí, dedicamos una oración desde el corazón a Padre Eladio y a Margarita. Conocemos un poquito más sobre su vida y qué le empujó a realizar grandes obras.

Como somos muchos veremos sus recuerdos, fotos y su despacho por turnos, y entre ratito y ratito… gymkana!!!

Por grupos nos dividimos y vamos localizando diferentes monumentos y lugares en los que debemos descubrir la respuesta a las preguntas que nos hacían; recorrimos algunos lugares emblemáticos:

  • la Plaza Mayor, el Ayuntamiento,
  • la calle Trujillo,
  • la Plaza de Ansano,
  • el Palacio del Marqués de Mirabel,
  • la Casa de las Dos Torres y la puerta Berrozana.

Cada vez que contestamos a una pregunta nos dirigimos a nuestro tutor que se encarga de “evaluar” nuestra respuesta y de paso comprueba que todo va sobre ruedas.

¡Genial! Es nuestro turno…por fin entramos en el Museo de Casa Madre y allí nos cuentan la historia de Padre Eladio y de Margarita; recorremos cada una de las estancias y no cabemos de nuestra alegría e interés.

Hay cientos de cosas preciosas: sus fotos, las máquinas de las Sores para coser, los molinos de chocolate, los libros, las ropas de aquella época y lo que más ganas teníamos de ver… el despacho de Eladio. Y es que, todo, absolutamente todo lo que había allí era suyo.

Todo está muy bien conservado y cuidado: su maletín, la mesa, los libros, su paraguas, las famosas cartas que escribió a las monjas del convento de Serradilla…Estamos completamente emocionados.

Nos ponemos en marcha y nos dirigimos a los autobuses que nos llevarán a nuestro cole de Plasencia. Nada más bajar nos quedamos patitiesos con las vistas que allí se gastan… ¡Qué envidia! Comemos todos juntos y disfrutamos de un ratito más jugando y riendo… No nos queda más remedio que volver a casa pero con una experiencia más a nuestras espaldas.

Ojalá vengáis a verlo pronto y disfrutéis tanto como nosotros de este lugar tan bonito e importante para toda la Familia Josefino-Trinitaria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies