Dignificar la vida de quien ha perdido la memoria:»Recordar por ti»

Hay una frase popular que dice “Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”. Quizá esto pase con nuestra memoria, ese bien tan preciado que a menudo pasa desapercibido en nuestras vidas, y solo cuando la perdemos o somos testigos de alguien que la pierde a nuestro alrededor, valoramos realmente lo que significa para nuestra vida.

¿Qué es la memoria?

En términos psicológicos, la memoria es un proceso cognitivo básico; básico es algo fundamental, algo que necesitamos para que otros aspectos se apoyen y puedan desarrollarse. Así es la memoria, imprescindible para la formación de conceptos, el aprendizaje, el razonamiento, la toma de decisiones, la resolución de conflictos…

Conocimiento y memoria

Para muchos pensadores, el conocimiento ha estado unido al recuerdo; Platón, por ejemplo, nos hablaba de la anamnesis, una reminiscencia o rememoración que trae al presente los recuerdos del pasado. Platón creía en un alma inmortal que provenía del mundo de las ideas y que, accidentalmente, quedó atrapada en nuestro cuerpo humano y mortal sin poder recordar el pasado. Sin embargo, ante algunas situaciones, aparece la reminiscencia, y esa parte inmortal recupera ciertos recuerdos del pasado.

La vida sin recuerdos

Vivir sin recuerdos es duro, todos necesitamos un porqué para vivir; quienes han sentido en sus propias carnes esta pérdida lo saben bien, lo sienten, aunque, a veces, no puedan transmitirlo ni con palabras.

Desde la asignatura de Psicología, en 2º de Bachillerato, hemos tratado este tema de la memoria y hemos aprovechado para ver la película “Memento”. El protagonista sufre una amnesia anterógrada, que le impide recordar las cosas desde que sufrió el trauma de la pérdida de su esposa. Ha olvidado los recuerdos del pasado, ha perdido su razón de vivir, ya no puede seguir con su trabajo, siente que lo ha perdido todo y su vida ha dado un giro realmente dramático.

Tráiler de la película Memento
Decálogo sobre “la importancia de la memoria”
(Realizado por los alumnos de Psicología de 2º de Bachillerato)

1- La memoria te hace ser tú mismo, define y da sentido a nuestra vida, a quiénes somos y a cómo vivimos, afecta a todo nuestro ser.
2- Sin memoria, no hay recuerdos; sin recuerdos es como no haber vivido, nada tendría sentido.
3- Nuestra personalidad está ligada a nuestra memoria y, sin ella, no somos nosotros mismos, por eso es esencial para nuestra vida.
4- Si olvidamos lo que nos hacer ser “nosotros”, sentimos vacío por dentro, nos frustramos y no entendemos, por eso necesitamos tanto recordar.
5- Los recuerdos son esenciales en la vida para recordar momentos felices y dar sentido a la vida, porque somos quienes somos gracias a nuestras experiencias pasadas guardadas en los recuerdos.
6- Los recuerdos vividos nos ayudan a entender las emociones y sentimientos.
7- La memoria y los recuerdos nos ayudan en el aprendizaje para no cometer errores del pasado.
8- La memoria interfiere en nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.
9- La memoria nos permite recordar acontecimientos y personas importantes en nuestra vida.
10- La memoria es importante para poder situarnos en nuestra realidad.

Mala memoria – una canción del artista venezolano Lasso
Sentimientos y memoria

¿Realmente lo han perdido todo aquellas personas que pierden su memoria? No lo creo. No han perdido su dignidad de personas. De esta valoración del ser humano, depende nuestra actitud como acompañantes. Seguro que todos los que estamos leyendo esta reflexión, conocemos a alguien de nuestro entorno que sufre las consecuencias de la “pérdida de memoria”.

Es duro hablar con alguien que lo es todo para ti pero que no te conoce, aparentemente, en un diálogo “normal”; que no sabe cuál es su identidad, que no se puede reír ni llorar contigo al recordar momentos del pasado, que tiene su mirada perdida o que parece que enloquece por sus palabras incoherentes. Por eso nuestro acompañamiento debe inclinarse en todo momento a la dignificación, a no desechar vidas porque no tengan las facultades de antes o las que nosotros tenemos. Ponte en su lugar, ayuda a reconstruir vidas, no permitas que la falta de memoria borre todo lo que alguien es. Perder la memoria no te hace perder el corazón, los sentimientos permanecen. Seguir estando cerca, dando el cariño que todos necesitamos, es uno de los mayores recuerdos que sella nuestra alma; eso, estoy convencida, que no se olvida, aunque no se pueda expresar con palabras.

Un poco de gimnasia cerebral…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies